Una verdulería del oeste neuquino homenajea a los 44 tripulantes del ARA San Juan

“Fue por el sentimiento nacional, me sensibilizó por ser argentino”, dijo el dueño del local, ubicado en Godoy, a metros de Novella.

Foto: El Confidente Neuquén

Los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, recientemente encontrado en las profundidades del mar, tienen un emotivo homenaje en el oeste neuquino. En la esquina de Godoy y Río Caleufú, a metros de Novella, se encuentra una verdulería con una particular fachada: “Orgullo argentino. ARA San Juan 44”. Las letras se imponen sobre el frente del local, mientras una bandera argentina flamea un poco más arriba. Un gran ancla aparece pintada sobre una de las paredes de color celeste que dan a la calle, y el local entero luce los colores celeste y blanco. Todo es una amalgama de colores y simbología, que revuelve los sentimientos de quien se detiene a observarla.

“Nos vinimos acá porque este local es nuestro. Antes estábamos cerca del aeropuerto, pero se nos complicaba con el alquiler”, contó Federico, dueño de la verdulería, a El Confidente. Así, pusieron en marcha todo para dejar a punto la esquina del oeste. Hace dos meses, la inauguraron.

Adentro todavía se siente el olor a pintura.

“La idea venía desde mucho antes, pero no la podía hacer. Queríamos hacer algo vistoso, que atraiga a la gente. Donde estaba antes no se podía porque era chico y no había espacio. Pero siempre estuvo la idea”, comienza contando Federico, quien trabaja el local junto a uno de sus hermanos.

Anteriormente, en la zona del aeropuerto, atendían la verdulería en un local mucho más chico, y que no tenía nombre. “Era como una despensita, pero no tenía nombre. Cuando pasó lo del submarino, escuchaba la radio todos los días para saber qué había pasado. Y cuando vinimos para acá, no dudamos en que teníamos que hacer este homenaje”.

Pese a sus intenciones de rendir homenaje de esta manera tan particular, reconoce que algunas personas, aunque es la minoría, no lo tomaron bien: “enseguida se meten en temas de política, o creen que lo hice por algún tema de política. El que me conoce sabe por qué lo hago, sabe que esto viene desde el primer día. Antes trabajaba en transporte, y la bandera argentina la llevaba siempre en cada viaje. Siempre le digo a la gente que la bandera no se saca únicamente para los mundiales. La bandera tiene que estar colgada todos los días”, dice convencido.

Una vez acondicionado el lugar, llegó el momento de la habilitación comercial. “Hicimos la habilitación con ese nombre, y, por curiosidad, me preguntaban si era porque tenía algún familiar en el submarino”. “La gente lo toma muy bien, se emocionan mucho, se conmueven”.

Un dato curioso, es que la verdulería -que también ofrece productos de almacén- abrió cuando todavía no se sabía nada sobre el paradero de la nave. Casi dos meses después de su inauguración, se conoció la noticia de la aparición, en lo profundo del océano. “Me enteré de la aparición del submarino como a la 1 de la mañana. Todos me empezaron a llamar, me decían que prenda la tele. Estaba contento, medio feliz, por un lado, pero muy triste también. Nunca nos dieron una respuesta”, dijo Federico, quien confió en poder conocer la verdad, ahora que lo encontraron.

Dejá tu comentario