Canadá legaliza el cannabis

Será el primer país del G-20 con marihuana legal.
A partir del mes que viene el cannabis se podrá comprar, consumir y cultivar en Canadá. Habrá límites para la tenencia, restricciones para la publicidad y fuertes castigos por la venta a menores. Después de 95 años, el país pone fin a la prohibición de la planta de cannabis. Fue una de las consignas de campaña electoral del actual primer ministro Justin Trudeau y cumplió: desde el próximo 17 de octubre, después de haber sido aprobada en el Parlamento, los ciudadanos del país norteamericano podrán consumir, cultivar y comprar libremente marihuana para cualquiera de sus usos. Canadá es el segundo país que toma esta decisión -después de la regularización del cannabis que llevó a cabo Uruguay a partir de diciembre de 2013- y el primero del grupo de potencias conocido como G20. “Obviamente, el enfoque actual -la prohibición- no ha funcionado para proteger a nuestros niños, para mantener el dinero fuera de los bolsillos del crimen organizado y es por eso que estamos trayendo un nuevo marco legalizado en torno a la marihuana”, dijo  Trudeau. A partir de octubre, cada ciudadano canadiense mayor de 18 años podrá comprar en locales públicos o privados -de acuerdo a la regulación de las provincias- habilitados como quien se lleva chocolates de un kiosco. Además, Canadá legalizó el autocultivo. En menos de un mes, en cada hogar se podrán sembrar y cosechar hasta cuatro plantas por ciclo para uso personal. Es similar a lo que estableció Uruguay, solo que en el país sudamericano están permitidas hasta seis plantas y el Estado obliga a los cultivadores a formar parte de un registro. Canadá legalizó el uso medicinal de la planta en 2001. En Vancouver, considerada el epicentro de la cultura cannábica del país, hay más de 100 dispensarios de marihuana. Cualquier persona puede ir con una receta médica oficial y llevarse alguna de las decenas de variedades de flores o cremas o aceites que se producen y venden y con el paso de los años la sociedad estableció una relación con el cannabis mucho más desprejuiciada que en los países donde aún está prohibida. En 2015, los canadienses consumieron unos 4.800 millones de dólares estadounidenses en marihuana, una cifra muy similar al gasto en vino. Según un informe de la Agencia Federal de Estadísticas, 4,9 millones de personas consumieron 698 toneladas métricas de cannabis durante ese año.
Dejá tu comentario