Para combatir las picadas, colocan reductores de velocidad sobre la avenida Olascoaga

La obra, que inaugurará en dos semanas, “está diseñada especialmente para obligar a los conductores a andar despacio. 

El Municipio capitalino busca frenar las picadas de motos y autos en la zona de Río Grande sobre la Avenida Olascoaga, donde cada semana los vecinos deben soportar las carreras que, además de ruidosas, resultan peligrosas. Para eso, colocarán reductores de velocidad, que estarían listos en dos semanas.

Se trata de bolardos hechos con plástico reciclado que fabrica una empresa de Plottier. Desde la Municipalidad indicaron que, si bien originalmente era comprarlos en Buenos Aires, consiguieron en Plottier “una mejor opción”.

Según informó el secretario de Obras Públicas, Guillermo Castejón, “La obra está diseñada especialmente para obligar a los conductores a andar despacio. No es lo que más me gusta, pero quizá sea lo que ayude a la gente a tomar conciencia”, dijo el funcionario.

Dejá tu comentario