El médico que mató a un delincuente fue declarado “no culpable”

El jurado popular entendió que actuó en legítima defensa. El hecho ocurrió en 2016, y el cirujano se encontraba procesado desde entonces.

“Nadie tuvo la intención de matar. Cuando te están apuntando, te golpean, te arrastran, vos te defendés como podés. Lino reaccionó como pudo”, fueron las palabras de Diego Szpigiel, el abogado defensor del médico cirujano de 65 años que en 2016 sufrió un robo a mano armada por parte de un delincuente al que luego mató de cuatro disparos.

En aquel entonces, el hecho despertó interés nacional y dividió las opiniones sobre la culpabilidad o no del médico Lino Villar Cataldo por su accionar, ya que hubo quienes consideraban que cometió un “exceso de legítima defensa” porque Ricardo Krabler, el asantante, ya se estaba yendo. Villar Cataldo, sin embargo, negaba esas circunstancias.

A lo largo del proceso, el médico sufrió un fuerte revés cuando varios peritos balísticos, incluída Leticia Pons, analista de la Policía Bonaerense, desmintieron que le había disparado a Krabler desde el suelo como sostenía. Los peritos del caso determinaron que las balas entraron “desde arriba hacia abajo” desde una distancia máxima de un metro. El arma del ladrón, un “pistolón” que eran caños soldados sin capacidad para disparar, fue encontrada bajo el cadáver de Krabler, que murió sentado en el asiento de conductor.

La fiscal del juicio, Noemí Carreira, había pedido que sea considerado culpable por homicidio en exceso de legítima defensa, luego de cambiar la calificación original de homicidio simple.

El defensor Szpigiel aseguró en su alegato: “Nadie tuvo la intención de matar. Cuando te están apuntando, te golpean, te arrastran, vos te defendés como podés. La propia fiscalía ya abandonó la figura del homicidio simple porque se dio cuenta de que no hubo intención. Lino reaccionó como pudo”.

El abogado continuó: “Acá te quieren convencer de que ocurrió algo que no pasó. Nadie pone un pistolón debajo de su cuerpo para manejar. No te dejes convencer de eso. Cuando vos ves que Lino no reaccionó es legítima defensa. No se vio el momento del hecho. Solo son posibilidades y ante la duda, se beneficia a Lino... El sentido común es lo que debe primar en ustedes. La certeza de que se haya excedido no existe. Acá cada uno eligió dónde estar. Lino trabajando y el otro robando.

Dejá tu comentario