La Justicia confirmó que el pediatra Ricardo Russo fotografió a nenas en el Hospital Garrahan

Comprobaron que al menos nueve fotos las tomó dentro del centro de salud. El médico está detenido acusado de distribuir y producir pornografía infantil.

Para la Justicia está probado que el médico Ricardo Alberto Russo le sacó fotos a dos nenas dentro del Hospital Garrahan, donde se desempeñaba como pediatra. Así lo establece la resolución por la cual le dictaron la prisión preventiva al especialista, acusado de tenencia, distribución y producción de pornografía infantil.

Se trata de un dato clave, que cambia el impulso de la investigación: lo ubica en el rol de productor de pornografía infantil, no solamente de distribuidor. Además, podría agravar la situación su posición de poder, dada por su cargo.

De acuerdo al escrito judicial firmado por la jueza penal, contravencional y de faltas porteña María Laura Martínez Vega, que interinamente reemplaza a la titular Alejandra Doti, el médico le “tomó nueve fotografías” a nenas aún no identificadas en el interior del establecimiento de salud.

Las fotografías fueron tomadas el 24 de noviembre de 2015, informó la fiscal a cargo de la investigación, Daniela Dupuy, durante la audiencia realizada ayer en la fiscalía porteña, que comenzó antes del mediodía y terminó poco antes de la medianoche, indicó la agencia Télam.

“Las nueve imágenes fueron geolocalizadas (en el celular de Russo)”, secuestrado durante el allanamiento del 28 de mayo último. Durante la audiencia, la funcionario judicial detalló que entre febrero y agosto de 2018, Russo “facilitó” para su descarga “270 videos con contenido pornográfico”.

Russo cayó luego de una investigación que duró nueve meses y más de 40 procedimientos. De acuerdo a lo que confirmaron fuentes judiciales, cuando hicieron el allanamiento en su domicilio la Policía le secuestró 17 pendrives, cuatro notebooks, cuatro cámaras fotográficas, cuatro memorias SD, una memoria externa, una CPU de escritorio y dos tablets.

Las autoridades argentinas explicaron que la causa se inició tras la alerta internacional del Ministerio Público de la Acusación de Brasil y de Homeland Security de los Estados Unidos. A partir de esa denuncia,se comenzó a investigar a una lista de usuarios hasta llegar al médico.

“Había de todo”. Esa fue la frase que eligieron los investigadores para referirse a los videos que estaban en las memorias de los aparatos de Russo: había imágenes sexuales explícitas, de desnudez y abusos registrados a víctimas con edades que iban desde bebés de seis meses a chicos de 14 años. Desde que la “Operación Luz de Infancia III” se ejecutó, cayeron 311 pedófilos en 26 países.

FUENTE: TODO NOTICIAS

Dejá tu comentario