Macri convocó a una multitud en el Obelisco

La “Marcha del millón”, que se llevó a cabo este domingo, había sido convocada días atrás. El presidente llamó a “dar vuelta” el adverso resultado obtenido en las PASO.

De cara a las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre, los candidatos se juegan sus últimos cartuchos. Con encuestas que aun dan favorables a Alberto Fernández, desde el oficialismo no dan el brazo a torcer y, de acuerdo a fuentes cercanas al círculo del presidente, aún creen que es posible “dar vuelta” el resultado adverso conseguido en las PASO de agosto.

Este domingo, Mauricio Macri y su equipo reunieron a una multitud en el Obelisco, en la Ciudad de Buenos Aires, como muestra de una mística que, durante la campaña de las elecciones primarias, no se había visto.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, hizo las veces de presentador. Ante la decisión de los popes de la campaña de que fuera Macri el único orador del acto, se subió al escenario y realizó una breve arenga.

El Presidente arrancó con una mención especial a quienes se manifestaron en la movilización del 24 de agosto, la primera gran marcha post la derrota en las PASO, acaso en el peor momento de inestabilidad en lo económico. “Ustedes crearon la marcha del ‘Sí se puede’ el #24A, cuando salieron a la calle a decirme que no estaba solo. Y ahora estoy yo acá para decirles que no están solos”, resaltó. 

Enseguida, lanzó un mensaje por elevación al kirchnerismo. “Estamos acá para decir que no nos vamos a quedar callados viendo cómo nos roban el futuro. No nos vamos a quedar callados, aunque pensemos distinto. Eso ya lo vivimos muchas veces: con deditos, con atril, con canchereadas, con soberbia. Con esa forma de concebir el poder que muchos argentinos rechazamos“, golpeó, en la continuidad de la crítica que le hizo a Alberto Fernández en el debate en Santa Fe.

Vidal también tuvo su propio acto dentro de “la marcha del millón”. Arrancó en la esquina de Libertad y Viamonte, en la esquina del Teatro Colón, junto a Camila Tagliaferro, su hija mayor; parte de su Gabinete y candidatos a diputados, como María Luján Rey y Waldo Wolff. Su idea fue entremezclarse con la gente y seguir el acto desde la calle, pero aunque se lo hubiera propuesto, se le habría complicado llegar hasta el escenario: es que apenas se asomó por la 9 de Julio fue acorralada por centenares de personas que intentaron saludarla y -los más optimistas- sacarse una selfie. Rápidamente advirtió que no iba a poder avanzar y optó por subirse a la caja de la camioneta de Alberto, un vecino de Laferrere. “Ahora, ahora, Vidal gobernadora”, le cantaron una y otra vez. Incluso, en un momento, ese grito interrumpió el discurso que daba el Presidente, que atinó a agitar el micrófono en modo de arenga. “Qué lindo escucharlos. Ustedes saben lo que ella vale”, destacó, cómplice, el jefe de Estado. 

Aunque en el Gobierno, los funcionarios consultados coincidieron en que la convocatoria “superó largamente cualquier expectativa”, ya que, pese a tratarse de “la marcha del millón”, esperaban no más de 200 mil personas; no faltó la polémica en torno a la cantidad de gente que asistió al acto. La Policía de la Ciudad estimó cerca de 800 mil, un mapeo que hizo Clarín en la zona dio cerca de 500 mil; pero según los funcionarios del Gobierno y referentes de la campaña de Juntos por el Cambios, la cifra superó el millón. “A mí, con foto satelital, me da entre 800 mil y un millón. No están contando toda la gente que quedó en Avenida Corrientes, hacia Callao; y en Diagonal Norte, ni detrás del escenario, hacia el sur”, especuló Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios Públicos, uno de los organizadores del evento.

Dejá tu comentario